Somos como las plantas…
No podemos evitar que nos salgan flores

Desarrollo personal

Antes de nada quiero avisarte de que me gusta escribir y los textos me salen largos.

Si tienes poco tiempo o te da pereza leer, quizá sea mejor que lo dejes para otro momento. Me alegra que hayas llegado aquí, pero sé que tu tiempo es muy valioso.

Si eres de las que disfrutas leyendo, ¡gracias por quedarte!
Espero de corazón que algo de lo que leas te ayude a hacer un click para mejorar tu vida.

¿Sabes lo que se hace en una Escuela de Cocina?

Cocinar, ¿verdad?

¿Y en una Escuela de Surf?

¡Surfear, claro!

Es decir, practicar.

Practicar y practicar para lograr dominar una técnica o un conocimiento: cocinar, surfear, tocar un instrumento, decorar, pintar…

Hay una parte teórica, pero sobre todo hay mucha mucha práctica.

Pues bien, la Escuela de Inocencia no es diferente.

Solo que en la Escuela de Inocencia vas a aprender y practicar a través de algo que está mucho más pegado a ti que tu tabla de surf, tu guitarra o una cazuela de barro:

     Contigo misma.  Con tu mente y tu corazón.    Tu conciencia y tu sentimiento.

Seguro que has leído arriba en la cabecera que

“Somos como las plantas…
no podemos evitar que nos salgan flores”

Y aunque te cueste verte con flores saliendo de tus orejas, la verdad es que así es.

Nos dijeron en clase de ciencias que la vida de un ser vivo se reducía a nacer, crecer, multiplicarse y morir.

Pero se olvidaron de una parte fundamental: la de desarrollar todo su potencial, eso para lo que ha venido a vivir esta experiencia de vida.

O sea, venimos a la existencia con la programación no solo para crecer y reproducirnos, sino para desarrollarnos, realizarnos, expandir lo que somos… en una palabra, programados para FLORECER.

¡Somos como semillas! De margarita, de roble o de bambú, pero con nombre de persona: semilla de Juanjo, de Vicky, de Cristina o de Javier.

Es decir, contenemos dentro, al igual que todas las semillas del mundo, la información que necesitamos para desarrollar el cuerpo, la mente, el corazón y la creatividad, nuestros dones, nuestras pasiones y llevarlas a su máxima expresión.

¡Es INEVITABLE!

Esa parte del ADN que los científicos aún no saben para qué sirve… ¡quizá sea justo ahí donde está contenida toda esta información!

Y la verdad es que lo contenemos TODO. Por eso resulta INEVITABLE que crezcamos, que evolucionemos.

Claro, y te preguntarás…

Y entonces… ¿por qué no lo estamos haciendo?

¿Por qué en vez de brillar, tener todo el éxito del mundo gracias a nuestros dones y talentos, nos estamos sintiendo en general más bien mediocres, con poca capacidad, más seguidores que creativos, más bien hojas al viento que directoras de nuestra propia orquesta?

Pues en la historia de la humanidad hay muchas explicaciones a esto.

Yo te voy a contar una.

Vivimos en una realidad dual. Día-noche, frío-calor, abierto-cerrado, blanco-negro, amor-odio…

Y de la misma manera… resulta que no solo tenemos una programación para crecer, realizarnos, brillar.

Tenemos dos. Sí.

Y a esta segunda la conocemos muuuy bien.

Esa voz en tu cabeza que te dice que no has hecho suficiente, que deberías esforzarte más. Que nunca alcanzarás tus objetivos, que siempre eres la más fea del baile, que eres molesta, torpe, incapaz, que tienes que adelgazar más, que si no mejoras te echarán del trabajo o tu pareja te dejará, que parece que te falta alguna pieza dentro, que no eres suficientemente inteligente, que si continuas así llegarás a vieja sola, etc, etc, etc, etc, etc, etc…

La conoces, ¿verdad??

Esa voz que nos echa abajo hagamos lo que hagamos por salir a flote.

Pero y… si tenemos 2 programaciones en nosotros…

¿Por qué parece que solo está funcionando una, la mala?

Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos mucho, que es así porque ésta GRITA MÁS.

Pero eso sería como pensar que hay algo malintencionado en que esto suceda así. Unos extraterrestres malvados nos han instalado un chip para que solo oigamos esa voz…

Quizá si cambiamos la pregunta encontremos alguna respuesta más útil…

¿Para qué escuchamos más a la programación que nos hace sentir mal?

Si te fijas bien en las biografías de grandes personajes de la historia y también de la actualidad, muchas de las personas que han desarrollado grandes talentos y han contribuido de manera notable a toda la humanidad, vivieron su infancia en ambientes duros, de mucha escasez económica o de cariño o salud.

Will Smith, Keanu Rives, Oprah Winfrey, Tony Robbins y un sinfín de ejemplos más, sin olvidar al gran Facundo Cabral, a quien si no conoces te invito a que lo hagas.

Personas que han encontrado en su vulnerabilidad su fortaleza.

Parece que el hecho de que sea uno mismo, una misma, quien descubra su propia valía, atravesar los desafíos de la vida y salir adelante victoriosa, es algo que no solo hace que afloren los dones y talentos de la persona, sino que los potencia en un grado máximo.

Ya, ya, pero ésas son personas excepcionales, han nacido con una fortaleza y una voluntad fuera de lo común…

No lo sé. Puede ser. No lo voy a negar en rotundidad.

Pero la verdad es que nadie sabe la fortaleza que tiene dentro hasta que no llega el momento de sacarla a relucir.

En cualquier caso, la buena noticia es que para personas normales como tú y como yo, sin superpoderes, también hay maneras de poder encontrar y descubrir en nosotras mismas nuestra valía personal, lo que valemos, lo que somos.

 Y precisamente ése es el objetivo de
LA ESCUELA DE INOCENCIA

Y ¿de qué manera??

Pues a través de un primer paso muy muy importante: 

Conociendo muy muy bien a esa voz interna que nos echa tierra encima. De qué habla, qué nos cuenta, porqué tiene esas ideas sobre nosotras, de dónde sale, porqué está ahí, para qué está ahí…

A veces habla tan alto en nuestra cabeza que parece que fuera una voz única, que no hubiera otra.

Y es necesario desmantelarla. Con mucho cariño y sin violencia.

Pero desmantelarla.

Y para ello es importante conocerla muy bien.

Y así poder dar el segundo paso:

Dar espacio para reconocer que hay otra voz que habla en nuestra cabeza, o más bien en nuestro corazón, que nos transmite pensamientos benevolentes, sensaciones de alivio, descanso, perdón.

Y esa SÍ nos habla de todo lo que valemos y podemos alcanzar.

Es muy importante reconocerla, validarla, darle su espacio, elegirla, dejarla que se expanda y se desarrolle en nosotras para que nos transmita armonía y esperanza. Confianza, apertura, paz.

Y con ello llegar a una profunda aceptación, que directamente aumentará nuestro amor a nosotras mismas.

Y tercer paso y no menos importante:

Entrar en acción. Seguir sin vacilar las inspiraciones de esa nueva voz, desarrollar la confianza interna, tomar decisiones, elegir nuevos caminos que nos lleven a esa tierra prometida, a ese estado interno que tanto tiempo llevamos anhelando… a encontrar nuestros dones olvidados, nuestros talentos no descubiertos aún, a desarrollarlos, crecer, transformarnos, realizarnos…

En una palabra, a dejar que de cada uno de nuestros poros brote… una Flor.

Todo esto es un proceso, necesita su tiempo de gestación, de nutrición, de alumbramiento…

Como decíamos al inicio, un tiempo de mucha práctica, de entrenamiento, de fijar e integrar nuevas ideas y nuevos hábitos mentales saludables.

Por eso lo llamamos el

VIAJE A LA INOCENCIA

Cuando con mucha práctica y nuevos hábitos mentales, de pronto un día llegas a la comprensión muy dentro de que

 nunca, nunca hubo nada erróneo, nada malo en ti,

verás que brota una profunda sensación de paz, alivio, descanso, ligereza que se expande y se expande y te traslada a un estado muy primal, muy esencial, que perfectamente puede definirse como

INOCENCIA

En la Escuela de Inocencia hemos organizado un Viaje.

Un viaje muy especial. Su destino es a un lugar muy muy dentro de ti.

A tu Inocencia.

Si estás ya sintiéndote cansada de verte pequeña, débil y de escuchar siempre la misma canción en tu cabeza… te invito a que te embarques en este Viaje.

El próximo barco está a punto de zarpar.

¿Qué beneficios te dará descubrir tu Inocencia?

Pues son muchos y muy variados en función de cada persona, pero lo más normal es que:

Te liberarás de la pegajosa sensación de culpabilidad que por tanto tiempo te ha acompañado, creyendo que había alguna tara en ti que te hacía comportarte de esas formas que parecían inadecuadas

Con lo cual te sentirás mucho más libre de ser tal cual eres, pues habrás comprendido que en nada de lo que haces hay error

Y esto te llevará a descubrir facetas tuyas que no hubieras podido conocer si no te das el permiso de Ser

Empezarás a escuchar tu voz más profunda, la que viene desde el corazón que te dará pistas, consejos e inspiración para crear cosas nuevas y bellas

Lo cual alimentará tu autoconfianza, pues sabrás que siempre lo que viene de dentro es lo más acertado para ti

Muchas personas que lo han vivido hablan de un estado de agradecimiento que ha dado otro brillo a su vida

Y por supuesto, todo ello se reflejará de forma notable en tu vida, tus relaciones, tu profesión, tus decisiones, tu familia, tu pareja

Si quieres que todo el conocimiento que has acumulado empiece ya a pasar a la categoría de experiencia, puedes reservar aquí tu pasaje, el barco sale ya.

¡TU EBOOK DE REGALO!

Y empezar a quererse no es diferente. Lo mejor es comenzar por pasitos. En este ebook gratuito te doy unas ideas para que lo hagas con muuucha suavidad.

Al mismo tiempo te invito a suscribirte a mi newsletter. Puede ser que aprendas cosas nuevas o no, pero yo creo que te vas a divertir.

Si quisieras prepararte para una gran ruta en la montaña no empiezarías escalando el monte más alto de tu país, ¿verdad?

Lo más normal sería empezar por unas caminatas un poco más largas de lo habitual cerca de tu casa.

Pues en todo es así. Empezar por primeros pasos. Que te resulten fáciles. Sin presión.

Cumpliendo la RGPD de protección de datos, te informo de que tus datos se encuentran alojados en la plataforma de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Para más información consulta la Política de Privacidad